¿QUÉ TANTO SABEMOS DE LA PIEL DE LA MAMA?

Publicado 30/05/2017 - Leído 312 veces


Image

La piel de la mama y del pezón es comúnmente afectada por diversos procesos inflamatorios y neoplásicos. A pesar de ello, la población no es consciente de todas las enfermedades que pueden implicar esta área corporal tanto en mujeres como en hombres, a pesar que debido a su localización, esta piel representa una entidad importante desde el punto de vista cosmético, sexual y funcional.

Las glándulas mamarias se ubican a lo largo de dos líneas lácteas que se extienden a lo largo de la superficie anterior del cuerpo desde axila hasta la ingle, existiendo típicamente un par, aunque pueden encontrarse mamas o pezones accesorios en esa línea (supernumerarios). En la pubertad, por influencia hormonal del ovario, la mama femenina se agranda, principalmente debido a la acumulación de adipocitos, con cambios de acuerdo al ciclo menstrual, hasta la menopausia, cuando se atrofia.


La Dra. Ingrid Rivera, dermatólogo y pediatra de UNIMEL, explica que las mamas son un lugar frecuente de  tumores que en su mayoría se presentan como masas palpables, y en algunos casos con secreción a través del pezón, picazón, enrojecimiento, retracción o ulceración de la piel, con peor pronóstico si estas características se presentan. La enfermedad del pezón de Paget es una manifestación superficial de un tumor maligno de mama subyacente. Clínicamente, aparece como placas unilaterales, bien delimitadas, rojas, descamativas que involucran el pezón o la areola. Pueden presentar también secreción clara o sanguinolenta, dolor, costras, picor, ardor, engrosamiento de la piel, ulceración, retracción del pezón, y una masa de mama subyacente. Así como si hay aumento de las mamas en niños prepuber es indicativo de pubertad precoz


Es indispensable diferenciarla de otras dermatosis más frecuentes como el eczema del pezón, psoriasis, dermatitis por contacto, dermatitis por fricción en deportistas,  hongos, morfea y otros tipos de cáncer como el carcinoma de células basales, la enfermedad de Bowen, o melanomas. Una evaluación dermatológica, orientará las posibles causas de lesiones en la piel de la mama, siendo la biopsia esencial para establecer el diagnóstico definitivo en algunos casos.

La Dra. Zulay Rivera, dermatólogo e internista de UNIMEL, comenta que la mama del punto de vista estético es una característica sexual femenina atractiva que también es sometida frecuentemente a aumento o reducción de volumen por los embarazos y por cirugías, causando estrías de distensión y cicatrices.


Las estrías recientes se ven de color rosado a violeta y pueden ser tratadas con peelings químicos y láser vascular, y las de larga data con láser fraccionado como el CO2 o Erbium, y plasma rico en plaquetas, dermapen. Por otro lado, las cicatrices pueden ser gruesas y anchas requiriendo tratamiento con láser fraccionado y en caso de ser pigmentadas con láser de diodo, además puede usarse el Láser Vbeam el día que se retiran los puntos para evitar las complicaciones de las cicatrices, así como la infiltración de triamcinolona en cicatrices gruesas y queloides.

 


 

 
Regresar Imprimir

¿Te gusta este post? Compártelo!