PEELING QUÍMICO: UN ÁCIDO PARA CADA TIPO DE PIEL

Publicado 12/10/2017 - Leído 122 veces


El peeling químico consiste en la aplicación de productos por parte de profesionales médicos con el objetivo de regenerar y reparar la piel. “Al principio produce una descamación que hace que la piel esté más sensible, por eso no se aconseja hacerlo en épocas de sol porque éste puede dañarla”, explica Petra Vega, presidenta de la Sociedad Española de Medicina Estética (SEME). En su opinión, hacer este tratamiento después del verano tiene dos ventajas: la menor radiación solar y la recuperación de la piel antes de que las agresiones externas (propias de las altas temperaturas) penetren en las capas más profundas.

¿Para el cuidado facial o corporal? 

Vega aclara que este tratamiento está indicado para cualquier parte del cuerpo. “Por ejemplo, para mejorar el aspecto de la piel en personas con acné en la espalda, en el escote o las manos donde suelen aparecer manchas o incluso en las piernas”, especifica.

Tipos de peeling y beneficios

Todos los ingredientes empleados en los peeling se pueden utilizar tanto para la cara como para el cuerpo, aunque la presidenta de SEME advierte que se debe tener en cuenta la concentración porque los resultados serán diferentes. “Por normal general, la piel del cuerpo es más resistente, por lo que si un peeling en la cara lo usamos con una concentración del 30 por ciento, en el resto del cuerpo necesitaremos como mínimo un 50 por ciento para conseguir el mismo efecto”, comenta. Además, esta médico estética insiste en que ante de iniciar esta terapia conviene realizar un estudio detallado de la piel, valorar si el paciente toma algún medicamento fotosensible y qué tipo de cosmético utiliza.

A continuación, Vega detalla las propiedades y las indicaciones de los ácidos más utilizadosen el peeling químico.

Ácido láctico

Es un ácido suave que se caracteriza porque mejora el aspecto de la piel de forma más suave y aporta luminosidad. “Es de los pocos que se podría utilizar antes del verano o para asistir a un evento porque no produce una gran descamación”, puntualiza.

Ácido glicólico

Fue el primer ácido con el que se empezó a trabajar, los resultados dependen de la concentración y está indicado sobre todo para pieles grasas. “A bajas concentraciones se puede usar a nivel domiciliario porque la descamación es suave, regular la producción de seco y esa ligera exfoliación hace que los poros se cierren así como supone una rehidratación porque estimula las capas más profundas”, afirma. En cambio, cuando la proporción de ácido glicólico es mayor, a partir del 70 por ciento se considera un peeling médico, la regulación del sebo es mucho mayor, cierra más los poros y elimina de forma superficial las manchas.

Ácido salicílico

Este activo produce una exfoliación superficial que es perfecta para tratar las espinillas y los puntos negros. Además, esta técnica ayuda a preparar la piel para otros tratamientos más profundos. “Está indicado para pieles acneicas pero hay que tener cuidado si el paciente emplea cremas que puedan hacer que la piel esté más sensible”, sugiere. En este punto, Vega recuerda que los peeling químicos no son aptos para personas que tomenisotretinoina, un eficaz fármaco contra el acné. “En estos casos, hay que esperar hasta seis meses después del tratamiento”, añade.

Ácido tricloroacético (TCA)

Es el que más se utiliza después del ácido glicólico y su acción depende mucho tanto de la concentración como de la forma y el tiempo que se aplique. “Es exclusivamente de uso médico, ya que tiene unos efectos medios y profundos, para problemas de marcas, manchas y pequeñas arrugas. Si la exfoliación es muy profunda, debemos advertir al paciente de que la piel estará muy descamada en los días siguientes”, indica Vega.

El TCA ofrece una alternativa y es que a veces se le añaden aditivos como el agua oxigenada para que la irritación de la piel sea menos llamativa pero la acción dure más en el tiempo. Además, se podría aplicar incluso en verano aunque extremando las medidas de fotoprotección solar.

Ácido mandélico

Es muy similar al ácido láctico y se emplea mucho después de las vacaciones para personas que requieren una recuperación suave porque su piel no está demasiado dañada.

Ácido azelaico

Actúa a nivel medio y es ideal para pieles oscuras con fototipos 4, 5 y 6 porque evita cualquier hiperpigmentación. Este activo se suele utilizar para pieles grasas y con manchas.

Existen otros ácidos, como el de fenol indicado para arrugas prominentes, así como en ocasiones se optar por la combinación de varios. En cualquier caso, Vega sugiere ser muy cuidadosos e valorar el efecto de cada uno de ellos.

¿Cómo cuidar la piel después de un peeling químico?

Normalmente este tratamiento estético se realiza en varias sesiones y, entre una y otras, es fundamental seguir las recomendaciones del profesional médico. “Hay que apoyar la terapia con una cosmética dirigida al problema que queremos solucionar: si hablamos de acné, el paciente tendrá que aplicar determinados productos antiacné mientras que si hablamos de un caso de manchas usará una crema despigmentante”, comenta.

En segundo lugar, proteger la piel del sol y mantenerla hidratada es muy importante. “Solemos aconsejar cosméticos con ácido hialurónico, ácidos esenciales omega 3 o compuestos vitamínicos, sobre todo, los primeros días tras el peeling”, destaca.

Por último, Vega valora como positivo que, después de estos tratamientos, la gente adquiere una rutina de cuidado diaria que contribuye a mejorar la salud de la piel.

 
Regresar Imprimir

¿Te gusta este post? Compártelo!